Casualidades



Decidieron que lo mejor era alejarse, porque las casualidades no son eternas, y es mejor decidir los finales que afrontarse con sentimientos desencontrados, porque dicen que cuando uno elige duele menos, dicen.
Y ellos eligieron no verse más, dejar todo sentimentalismo de lado y empezar a ser objetivos. Fueron absorbidos por la realidad, el tiempo los alejó y los convirtió en dos extraños
Fueron dos extraños que compartían el mismo sentir, extrañaban de la misma manera, recordaban los mismos recuerdos y temían al mismo futuro.
Fueron dos extraños que se reconocían en las mismas miradas, dos extraños cobardes que decidieron ser sensatos.
Pero cuando el tiempo dejó de hacer efecto le echaron la culpa a la distancia, porque ya era tarde para arrepentirse por lo que no pasó, era tarde para volver a creer en el amor; sin embargo, antes de morir por completo, ambos estuvieron de acuerdo en que arruinó más historias la cobardía que el destiempo.